Dejo este artículo de opinión que mandé a Balcei. 

Me gustaría pensar que Alcorisa se gobierna sobre la base de un proyecto, de una idea. Me gustaría tener la certeza de que existe un sólido cimiento para un mañana ilusionante. Me gustaría decir que Alcorisa tiene un futuro esperanzador. Me gustaría pero no puedo. No puedo decirlo, ni pensarlo, de momento sólo puedo soñarlo.

         A día de hoy Alcorisa es un pueblo sin rumbo, sin proyecto, sin idea; a día de hoy nada hace pensar que las desoladoras cifras de población vayan a enmendarse; hemos perdido más de 300 habitantes en 4 años y eso es motivo para una profunda reflexión. No existen alternativas para los jóvenes, para los emprendedores, para quienes desean iniciar una aventura vital o empresarial. El gran proyecto de 2015 fue arreglar una plaza, el de 2016 el nuevo ayuntamiento. Que “ilusionante”. Nuestro pueblo vive de espaldas a la realidad que nos rodea. Dos certezas constatan este desastre; la falta de suelo industrial/ganadero y la falta de suelo urbano.

No deja de ser una paradoja defender el porcino como motor de desarrollo de la provincia, y no permitir que en Alcorisa se pueda abrir ni una sola granja cuando nuestro término municipal lo permite; es un sinsentido. No destinar ni un euro a modificar un PGOU que ampliase un nuevo polígono de expansión ganadera, que destinase (p.ej) el área de las Alchozas a explotaciones ganaderas, es ir contra lo que nos rodea. Ahí están los ejemplos de los pueblos de nuestro entorno, de gente que invierte, que se moja y progresa con una granja. Eso en Alcorisa es imposible, porque parece ser que el purín es poco glamuroso. Son varios los casos de emprendedores que han tenido que olvidar su proyecto o marcharse a otro pueblo porque aquí ni pueden realizarlo, ni les dejan.

Además las tierras comunales de Alcorisa están en manos de 4 grandes propietarios, algunos con muchos años y jubilados; las explotan, se benefician de lo que es de todos (y añadamos los derechos adquiridos de la PAC) pagando por ello una miseria; y nuestro ayuntamiento sigue desoyendo una propuesta tan barata como justa, que era la de que esas tierras que son de todos, revirtiesen al Ayuntamiento, y saliesen a disposición de jóvenes agricultores en lotes de 50 hectáreas. Pero va a ser que no.

No merece la pena ni comentar propuestas para agricultura ecológica, ni explotaciones de gallina campera, ni ninguna otra que duerme el sueño de los justos. De un pueblo que trata a sus caminos como Alcorisa, poco podemos esperar en relación al peso del sector agropecuario.

 

Otro elemento importante a destacar, es que no hay un solo metro de terreno edificable (ni proyecto a la vista) para que la gente se pueda hacer una casa. Llevamos años así, y así seguiremos, sin facilitar terreno a la gente joven, o no tan joven, que desee invertir en una vivienda con todo lo que ello supone.

Eso sí, podremos seguir presumiendo ante el mundo de la vieja cantinela del asociacionismo, de nuestra Semana Cultural, y bla, bla,bla.

Podemos seguir defendiendo sine die el carbón y la térmica sin más; o podemos defender el carbón y la térmica, pero añadirle el sector agropecuario como alternativa viable para nuestro desarrollo, porque no nos queda otra.

Lo que es incuestionable es que en 2009 Alcorisa tenía 3.698 habitantes, y hoy a 1 de enero éramos 3.374…En el mismo periodo de tiempo, nuestra vecina Calanda ha perdido 6 habitantes, y está en 3.893. Ahí lo dejo.