Pasaron las elecciones y con algo de perspectiva conviene analizar el resultado. A mi lo de la victoria del PP no me sorprende,(como a nadie); tampoco el número de escaños. No me esperaba el hostión del PSOE, que es lo único que destaco. Del resto merece mención la previsible subida de IU, sobre todo la de AMAIUR. No me gusta nada lo de UPyD, y me encanta que haya entrado Uxue Barcos con GEROA BAI. 

La coalición de CHA-IU la Izquierda de Aragón ha obtenido un escaño; algo con lo que contábamos, y que nace de una suma positiva y necesaria en el actual contexto de la ley electoral. Me alegro por Chesús, será el diputado dos años y medio largos y va a dar mucho mal, y trabajar mucho por el país.

De las muchas lecturas postelectorales, no comparto con IU la idea de una reforma de esa ley que aborde una única circunscripción electoral, pienso que debería de ser autonómica. Hay que pelear ese cambio. 

En Teruel la cosa ha ido bien si lo comparamos con las anteriores elecciones, pero no deja de ser frustante que no seamos capaces de sumar a votantes desencantados del PSOE, a gente que prefiere quedarse en casa. No acabamos con la maldición del voto útil, y uno se empieza a hartar. La gente de Teruel voto a Rajoy y no votó a Rubalcaba; pero una gran mayoría no tiene idea de quienes eran los candidatos del PP o del PSOE (ni falta que les hace para lo que luego hacen). Así será imposible que avancemos, sin alternativas, sin dar cabida a las voces críticas. Felicito a mi amigo y compañero Iñaki Belanche, y recomiendo la lectura de su post. Felicito a mi hermano el Mestizo, por el pedazo de campaña que se ha marcado. 

Lo de Alcorisa ha estado bien, estamos muy por encima de la media de Teruel, más de 4 puntos; aún así esperaba más. La del domingo fue una noche triste, constatar la realidad que se nos avecina, el aborregamiento de una mayoría social que se entrega a un partido sin programa, a un partido del que sabemos que va a hacer bandera de los recortes sociales. En fin, tendremos lo que nos merecemos. Ya vimos que el lunes la cosa no cambió, seguía el desplome de las bolsas, la subida de la prima de riesgo.

Sigo sin creer en los salvapatrias, en los oportunistas; me apena ver esas listas que llenarán los escaños de brazos de madera, de mediocres en muchos casos. Creo que de todo aprendemos (pero no todos aprendemos), y que esta va a ser una legislatura convulsa, seguro. Por aquí estaremos a dar el callo por la justicia social y contra los recortes.