20111118090005-375597-10150390570159279-690709278-8610566-105563865-n.jpg

Hoy se acaba la campaña, hoy es el último día, un día que empieza con la prima de riesgo por los cielos, las esperanzas de muchos ciudadanos por los suelos, y los grandes partidos mirando como siempre a la poltrona.

No creo que se pueda convencer a nadie que no lo esté, pero entiendo que cualquier persona mínimamente sensata, de esas que atraviesas por dificultades o que las intuyen, no deberían contemplar la posibilidad de darle su apoyo a un partido como el PP, a la vista de que será quien pegue el mayor de los tijeretazos a las conquistas sociales. Serán ellos quienes abaraten el despido, quienes privaticen la sanidad, quienes recorten los servicios sociales, y quienes no suban la carga fiscal a los ricos, ni a las grandes empresas, en esa apuesta tan peculiar de generar empleo, un empleo que será precario y que hará que perdamos poder adquisitivo, sumiéndonos aún más si cabe en la espiral recesiva en la que nos encontramos. Rajoy no plantará cara a nadie, si acaso a la izquierda, al nacionalismo, pero nada más. Y recordemos que Rajoy no se presenta por Teruel, ni mucho menos, y que ni una palabra ha dicho sobre nuestra provincia y sus gentes, lo mismo que Rubalcaba. De los apegaos que se les arriman al olor del poder no hace falta decir nada, ya lo dijeron los militantes del PP en la plaza de toros de Zaragoza. 

No creo que una persona de izquierdas con dos dedos de frente pueda votar a un partido como el PSOE, un partido que gracias a su maravillosa reforma laboral (la del partido obrero) ha logrado que tengamos 5 millones de parados, el despido más barato de la historia. Un partido de izquierdas que preserva y aumenta los privilegios de la iglesia, y que no ha tenido el valor de subir la renta a los más ricos. En fin, ese partido rendido ante los dichosos mercados, ese que pacto una reforma de la sacrosanta Constitución con el PP.  No lo creo la verdad. Tampoco ellos han hablado de Teruel, tampoco han hecho nada por nosotros.

Lo lamentable es que voten a quien voten, no nos salvará ni el uno, ni el otro, si no hay una voluntad expresa desde esa mierda putrefacta que se llama Comisión Europea toma medidas en el asunto, si la madre que parió a la Merkel no le suelta dos hostias a su hija y le pone las pilas...dos hostias bien dadas.

Y sólo veo una posibilidad a todo esto y es la esperanza de romper con el bipartidismo, de darle aire a una izquierda capaz de elevar su voz en defensa de lo público, en defensa de Aragón, de Teruel. Y creo que la única esperanza de que entre esos 350 diputados se escuche nuestra voz, es la de darle el voto a la Izquierda de Aragón, a la gente de CHA-IU a Francisco Coma, a Ignacio Belanche (tenían que escuchar a Iñaki en un mitin), a Victor Guiu...a Chesús Yuste, Luis Lax....a la Izquierda que ama y se compromete con el futuro de esta tierra, con los principios sociales. No lo dudes, SUMATE!!!