20150415093110-1012970-10153040245169279-2838729268157561373-n.jpg

Trail de Alloza. 

Primera cita de la temporada, de esas a las que acudes porque está cerca de casa, porque te apetece, y porque conoces a quien la pone en marcha. Tenemos que apoyarnos entre nosotros, y más siendo en Alloza. 

Reconozco que tras decidir que no iba a la Perimetral, con el invierno y con Iago, la cosa del entreno ha pasado a un 7º plano, por lo menos. Un salida el lunes 6 de abril desde Alcorisa a La Mata de los Olmos era todo mi entreno en un mes. Un poco osado, la verdad, pero como las ganas estaban ahí...me olvidaba de la dichosa lumbalgia que me tiene frito y al barro.

A la salida tranquilo, con mis bastones Camp nuevos (tenía claro que los llevaba sí o sí) y con mis amigos de Alcorisa Fondistas. Siempre me gusta el gusanillo previo, el poder saludar a unos y a otros, hablar, relajarse, reencontrarte con caras conocidas, la música que estimula, el ir y venir de unos y otros...

A las 10.00 a la salida y en marcha. Los 3 primeros kilómetros muy correderos, por caminos muy majos, en grupete con Daniel Millera, Raúl Aguilar, los hermanos Azcón...gente que pasa, alguno (pocos) a los que pasamos...y primera de las subidas. Allí que llego con los bastones plegados y yo sin poderlos abrir en condiciones. A fé que hicieron falta, y para mis lumbares fueron maravillosos. Empezamos el ascenso hacia el mirador, y valía la pena la subida; luego cresteamos con una vista maravillosa, descenso y nueva subida; Raúl se nos va, Manel se escapa, y nos quedamos Daniel y yo, y una chica que se nos une y con la que compartiremos casi el resto del trazado. Llegamos al avituallamiento del km 8; bebemos, comemos, charramos, y con algo más de fuerzas iniciamos un nuevo descenso; este se toma con precaución, y yo lo disfruto; nueva subida, de nuevo monte través; allí voy justo de motor, lo noto, no voy, no tienes las sensaciones de ir bien, bien, pero sigo subiendo. Daniel y la chica se me escapan y los pillo en el descenso; sin duda ha sido la carrera en la que mejor y más a gusto he bajado; mis viejas Kanadia se siguen agarrando como el primer día, y los bastones me van de fábula; me adelanto en la bajada y espero a Daniel y a nuestra compañera de cara a la nueva subida; voy haciendo la goma, pero les vuelvo a pillar después de trepar a un cabezo, justo cuando se unía el recorrido de la corta; creo que vamos por el 13 o 14.

Le había dicho a Daniel que se fuese, pero ahí que aguanta; se me escapan ligeramente los dos y en ese momento aparece con la sonrisa que le caracteriza Roberto Prades. No teníamos duda de que había ganado; venía a esperar a nuestra compañera, justo antes de la última de las subidas, esta por camino, y de casi 2 kilómetros. 

A todo esto, ya hacía calor, al menos para ser la primera del año se nota; me uno al grupete por saludar a Roberto, que más allá de ser un grandísimo campeón y un fuera de serie, es un tío espectacular y una bellísima persona; bromeamos diciendo que hemos ido tirando de él; y al final se nos escapan un poco. Daniel me espera, y subimos andando esa última cuesta, entre charradas, risas; llegamos al avituallamiento y nos lo tomamos con calma, comemos de todo y bien. Nos dicen que ya es cuesta abajo todo; nos lanzamos al descenso, y lo disfrutamos viendo Alloza al fondo; pero yo ando muy justo. En el 17,5 salen a nuestro encuentro mi primo Ignacio y los hermanos Peralta (Carmelo y José Manuel). Daniel me dice "como me jode que nos vengan a buscar". Nos reímos y nos sumamos a ellos; posamos para una foto a medio camino y me dicen que mis hijos me esperan en meta. Llegamos a Alloza y a unos 200 metros de meta veo a Natalia con los niños; les damos la mano a Lorién, Adrián y a mi sobrino Martín, y entramos en meta justo en el 2.45. Que gozada, sólo ver lo que disfrutan los crios...y eso que Lorién me pregunta que por qué acababa el último, ja,ja,ja. 

Genial al llegar, pronto se olvida todo. Lo bueno es que recuperamos. Allí nos saludamos con unos y otros, ya sabíamos del tercer puesto de Abel Peralta; felicitamos a la organización, que nos había preparado paella, bocata de jamón, bebida...de lujo para recuperar fuerzas.

Felicitar a todos los campeones; también a mi prima Ana, que quedó segunda en la corta. Da gusto disfrutar del ambiente de las carreras, es una pasada, y sobre todo de la salida y la meta; cuando bromeas, comentas, te quejas de que no vas, comparas...

Mi primo Carlos Cortés y Ramón Galve se lo han currado pero mucho. Ahora a por otra edición; entre tanto yo me preparo para La Iglesuela. A ver cómo se da, y a ver si me sirve el rodaje.

Ah, y gracias a Natalia por su paciencia y apoyo, que a pesar de todo siempre me anima, y a mi compañero y amigo Daniel, sufridor en estas lides y con quien nos quedan muchos caminos por trotar. 

Felicidades Alloza!