Siempre que me habían hablado de la Carrera de Montaña de la Iglesuela del Cid, me la habían descrito como muy dura, pero preciosa. Tenerla aquí cerca, y con la necesidad de promocionar el Maestrail y colaborar con la organización de cara al futuro, era una excusa perfecta para madrugar el domingo 19 y plantarme en la salida. 

Me lo fui pensando desde Alloza, no me veía yo para algo más de 22 km. y casi 1.500 de desnivel positivo. Me acogieron los amigos del Kolectivo Vertikal, que así llegábamos a los 6 y había un jamón por equipo. Me apunté a la carrera corta, que no hay que ser temerarios. Pero llegado el momento, el mismo viernes, hablo con Ana Cris Pérez de Andorra, y me dice que ella y Begoña Corral irán a la marcha, y que llegado el caso me esperan. Así que sin pensarlo, llamo a Sergio y le digo que me cambie a la larga. Dos salidas en dos semanas...buff que locura. 

El domingo con todo preparado y con pocos nervios me planto en La Iglesuela, con madrugón de por medio. Lo tengo todo listo, pero no contaba con que estábamos a 3º. La virgen que frío. Poco a poco empiezo a ver caras conocidas, gente del GAMTE, de Orinoco, el gran Roberto Prades, que me habla de su lesión dos días antes y que no sabía como iría; cafe con los amigos del Kolectivo, y a calentar un poco que hacía frio, no fresco. Hasta última hora dudo si salir con una especie de chubasquero/cortavientos de Ana Cris. Lo descarto. 

A las 8.59 en la salida, todos juntos, y a la marcha. Salimos por las calles de La Iglesuela, vuelta al pueblo, cruce por la carretera, y al monte...Ana Cris se nos escapa en seguida, así que vamos con Begoña a la marcha, poco a poco. La primera subida es dura, te pilla sin calentar y eso se nota. Las manos las tenía heladas...cuando coronamos y se recupera resuello, se inicia una bajada muy chula, ya se ha estirado el pelotón y nos espera otra subida. Allí ya vamos sólos Begoña y yo; primer avituallamiento, beber, comer y a seguir; llaneamos y vamos hablando, que eso sí que lo hicimos. Llegamos al kilómetro 8 dónde se separan las dos carreras, corta y larga. Allí nos encontramos un rato con un chaval de Castellón al que habíamos adelantado bajando, que nos coge y nos avisa del Tamborero, que da miedo! Empezamos a subir, ya sabíamo que detrás había poca gente; una buena cuesta por un monte precioso, hay que ver que vistas, que pinares, que verdor...y el de Castellón se nos va después de meternos el miedo en el cuerpo. 

Comenzamos una subida dura, ahí me hubiesen venido bien esos bastones que prohíbía el reglamento...subimos y vamos llegando a la cima; punto geodésico, avituallamiento y nos dicen que acabamos de coronar el tamborero. Madre mía, tanto miedo nos habían metido que me lo esperaba mucho más duro, en serio. Nos hacemos una foto e iniciamos el descenso; un descenso muy, muy técnico y divertido; otra subidica y para abajo disfrutando con Begoña. La de cosas que llegamos a contarnos en ese rato. Nos dicen que por detrás quedan dos, así que tenemos que seguir pretando.

Bajamos a un valle precioso, llaneamos y nuevo avituallamiento. De lujo; allí nos dicen que ya queda poco...y después de seguir llaneando un rato, divisamos la última subida. Joder que alegría semejante costerón...en ese momento vemos a dos corredores. Le digo a Begoña que los vamos a coger fijo; a todo esto no forzamos en exceso porque ella llevaba el gemelo tocado, y yo...en fín, que efectivamente después de una subida muy escarpada, cogemos a los dos de delante, les pasamos, y nos quedaba el final, la subida a la cruz. Y eso que mi GPS me marcaba 21 km...cómo era posible...un trago de agua en la cima y a bajar por un pedregal...22 km y entramos en el pueblo, ya sabemos que no nos pillan, y al de delante le fue por los pelos. Al final 3.53 y meta. 

Preciosa, dura, increíble, de lujo, tal vez la más bonita que he corrido en Teruel. Más que recomendable; muy buena organización...al año que viene volveremos con algo más de entreno, y espero que cosas nuevas y positivas para los amantes de las carreras de montaña. 

Begoña 3ª en veteranas, Ana Cris 2ª en este campeonato de Aragón. Roberto Prades, con lesión y todo, 3º. 

Lo dicho, que me encantó, que vale la pena y mucho.

 https://vimeo.com/125673765#at=223