20140512135746-logo.png

De mi último artículo por la Comarca.

En el actual contexto de crisis y de desencanto que estamos padeciendo, pocas cosas desmotivan más a la ciudadanía que unas elecciones europeas. Con lo denostada que esta la Unión Europea entre las ciudadanía estas elecciones llegan, pese a su enorme trascendencia, en el peor momento. Pero de algún modo debemos tomar conciencia del valor que tiene el voto en estos comicios. Basta con repasar la prensa de las últimas horas, y la principal referencia que nos afecta como ciudadanos, es la de una Comisión Europea que aboga por dos años más de recortes para España; que sigue apostando por esas mal llamadas reformas, que no son, sino recetas ultraliberales, tendentes a acabar con el Estado del Bienestar, en aras de fomentar el capitalismo más salvaje. Europa fue y debe ser otra cosa que la herramienta del capital, de las grandes empresas y bancos. Europa se soñó de otro modo, como una Europa de las personas, de los ciudadanos; el 9 de mayo, celebramos precisamente ese día, conmemoramos la Declaración Schumann, que es el germen de este proyecto. Europa puede ser nuestra última esperanza para quienes creemos que otro modelo es posible; sin desahucios, sin transgénicos, sin grandes embalses, sin rescates a la banca, sin trasvases…una Europa que defienda a los pueblos, a las personas, y que nos de voz. Y para lograrlo hay más opciones que la que representan Cañete y Valenciano; más de lo mismo. Hay opciones para la gente de a pié, para todo aquel que padece los recortes. La izquierda se ha dispersado, pero confluirá en el Parlamento, porque es imprescindible para defender los principios y los valores que precisamos. Ninguno queremos a Merkel, ninguno la votamos; pero todos sabemos que antes Zapatero y ahora Rajoy la han sostenido y obedecido, y lo seguirán haciendo. Hagamos lo posible para que esto cambie; yo confiaré en la Primavera de Europa, el bloque de CHA, Equo y Compromis; votad a quienes os plazca, pero hacedlo, y pensad que esta es una oportunidad única para intentar cambiar las cosas.