20130404095057-521838-437625539655539-1220034046-n.jpg

El 15 de febrero, el Consejo de Ministros dio luz verde al anteproyecto de Ley para la racionalización y sostenibilidad de la Administración Local que, en líneas generales, supone la desaparición de la garantía constitucional de autonomía municipal y de personalidad jurídica plena, dando pasos hacia la privatización de los servicios públicos, con el consiguiente deterioro e incluso supresión de los mismos en los pueblos en un futuro próximo por razones simplemente economicistas.

Ayer muchos alcaldes de CHA, PSOE, IU y CPC se concentraron en la puerta del Pignatelli, para clamar contra este despropósito, una locura pergeñada en despachos madrileños, que socava nuestra autonomía, nuestro derecho y nuestra democracia, ya de por si maltrecha. 

Con uñas y dientes diremos que no a este sin sentido, a esa ofensiva capitaliana del PP por hacer negocio y mercadear con la vida de las gentes del medio rural. 

Hoy presento en el pleno municipal una moción en contra de esa reforma, una moción hecha y planteada desde el sentido común. Y otra para oponernos al Fracking, otra locura que se pasa por el forro al territorio. 

Y al tiempo CHA lanza su campaña en favor del Ferrocarril, del tren convencional, el que une a los pueblos con sus capitales, un transporte limpio, que hoy también está en la picota por criterios economicistas. Desde que nos malgobierna el PP, todo es dinero, todo se basa en criterios económicos, todo puede eliminarse, salvo a los ineptos que pergeñan estas ideas y nos están llevando al abismo.

Seguiremos contando.