Facebook Twitter Google +1     Admin

LA TRAGEDIA

20090727184637-dscf3930.jpg

 

 

Es difícil enfrentarse a un escenario como el que ha dejado la tragedia del fuego. De repetente los paisajes de toda una vida, el corazón más hermoso y salvaje del Maestrazgo, ese que aún permanecía ajeno a la voracidad calculadora de especuladores y gentes sin escrúpulos, se ha visto reducido a cenizas. Todo ha sido tan rápido, que es difícil digerir el dantesco espectáculo que dejan nuestros montes y bosques calcinados.

Esta mañana hemos recorrido Majalinos, hemos transitado hasta Cirujeda y conversado con Encarna y su hija en La Cañadilla. Allí nos han relatado su tragedia y como obligados a abandonar su pueblo, regresaron tras una odisea sembrada de pistas y de humos negros, que les permitió salvar a su pequeño pueblo.

Nos hemos asomado al Maestrazgo desde los Degollaos, para ver cenizas, para ver los montes desnudos, descarnados de su manto verde. Hemos visto las copas de los árboles socarradas, la cubierta vegetal teñida de negro, por doquier la sombría presencia del fuego. Restos de masías, restos de chuzos de pastor, restos de casas hundidas en La Cañadilla.

De repente los paisajes de mi vida, han desaparecido y me ha invadido la desazón. Majalinos era uno de esos montes de referencia, allí donde aprendí a coger rebollones, a refrescarme en su fuente, y a sentarme en alguna de sus curvas para divisar un paisaje espectacular, rodeado de silencios y respirando el aroma puro de nuestros montes. Ya no podré delitarme en el paseo, que para mi suponía viajar hasta Aliaga por sus barrios, viendo como aparecía La Cañadilla, hoy sumergida en un valle desolado, calcinado y víctima del abandono.

Nada será igual en los miradores, ya no descenderé Los Degollaos con esa placentera sensación de mimetismo con un medio impresionante, con sus silencios y contrastes, con ese empaparse de soledad y sosiego.

Me quedarán las estampas, eso sí, de sus gentes, sus voces, sus lamentos, Olga, Manolo, Carlos, Carmen y todas las gentes de Cañizar, que han llorado la desidia y el abandono del Departamento de Medio Ambiente, el mismo que les dejó durante 3 días combatiendo a solas contra el fuego, sin un solo medio, sin más esperanza que la de la solidaridad y el aplomo de las gentes de esas tierras. Ya decían que este era un país de guerrilleros, como lo han sido los hombres y mujeres de La Zoma, que ante el abandono continuado, se conjuraron para apagar el fuego y salvar a su pueblo del desastre. Salvaron a La Zoma, y sus 23 habitantes han perdido su monte y su paisaje, pero han conservado a base de tesón sus casas.

No me olvido de José Manuel, de José Mª, de Ovidio y de tantos y tantas ejulvinas que lo han dado todo en su lucha desigual contra las llamas. Y sucede lo mismo con Lagares y las gentes de Montoro, no he podido olvidar su semblante triste, su desazón y la de su familia. Recuerdo a Encarna, a Manuel y al inglés de La Cañadilla, a Julia y a José de Aliaga. Y podría seguir con esos valientes del Maestrazgo, de todos sus pueblos que se sumaron al retén y plantaron cara al fuego.

Y también a los Olminos, Alcorisanos, Matinos, Bergelinos, y a todas esas gentes que lucharon contra el incendio de Los Olmos. No olvido a las gentes de Alloza, y a quienes desde Andorra, Montalbán u otros municipios, abrieron sus puertas de par en par a la solidaridad.

Tampoco olvido y no perdono la desidia y la chuleria de quienes dejaron al fuego hacer, y pecaron de omisión de socorro a unos ciudadanos indefensos, que durante 3 días lucharon como pudieron contra el fuego, para salvarse de un desastre sin parangón. QUE LO PAGUEN.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Luis Pastor

¡¡¡ QUE LO PAGUEN !!! Si compañero, QUE LO PAGUEN, que asuman sus responsabilidades, pero como siempre en este país no dimite nadie. Pero también se ha demostrado una vez mas que los ciudadanos y ciudadanas de esos lugares los quieren y los defienden ante la injusticia de las llamas y el olvido de algunos. Hemos leído y visto como han salido hablando los que mandan, diciendo que han trabajado todo lo posible por sofocar los incendios, pero la realidad es otra como tu bien nos cuentas y nos cuentan las gentes de esos lugares. Pero este pueblo no se rinde, como dice La Ronda "si se cae la casa la volvemos a levantar". Nos queda un gran trabajo, a los de allí y a todos los que de alguna manera sentimos a este país y a sus gentes. Aragón solo es una nazión dormida, que entre todos tenemos que empezar a despertar. Por nuestros los viejos del lugar, por los que nos tienen que suceder, los nuevos brotes de naturaleza estoy seguro que ya están empezando a salir en ese páramo de ceniza y abandono.
ENTALTO ARAGÓN, incluso quemado lo sigo viendo precioso, miremos al futuro de esos nuevos árboles, de esa nueva vida que surgirá de entre las cenizas. Lo dicho... ENTALTO ARAGÓN Y SUS GENTES

Fecha: 27/07/2009 21:49.


gravatar.comAutor: cristina gomez

Ahora sólo podré enseñarte el pino de cobatillas en fotos.
como toda la herencia de mi familia sólo quedan las fotos y las cenizas.
besos

Fecha: 28/07/2009 19:43.


gravatar.comAutor: Marco

¿5000 rayos? Las gentes de Cuencas Mineras, Maestrazgo, de Andorra-Sierra de Arcos, de Teruel, Bajo Aragón, no nos lo creemos. Mi familia, mis vecinos mas mayores dicen que rayos ha habido siempre, vientos calurosos ha habido hay y habrá. Gentes sin alma las hay hoy. Justo cuando aparecen los grandes fuegos.
Mientras, los gobiernos hablan de teorías, de rayos y truenos. Qué les parta un rayo!!!

Fecha: 30/07/2009 13:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Enlaces

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next