No es que lo tenga olvidado, es que no llego. Dejo una reflexión. 

            Estos días FITUR se convierte en el mejor de los escaparates posibles para dar a conocer el Turismo como motor de desarrollo. Hay una oferta de tal calibre que cuesta ser selectivo. En nuestro caso vivimos en una tierra privilegiada, hermosa como pocas, pero que sigue cargando con muchas losas; quedamos demasiado lejos de todo.

            Teruel sorprende a cualquiera, acumulamos el mayor número de pueblos bonitos de España, contamos con una enorme riqueza y sin embargo no somos capaces de despegar como una potencia turística. Nuestras tradiciones, nuestros paisajes, la gastronomía…

          Creo que la comarcalización es positiva, aún con sus sombras, pero entiendo que hay cuestiones que no tienen sentido en la estructura comarcal; es lógico que el sector turístico, en lo que está ligado a la inspección y gestión sea una competencia desarrollada; pero ¿Qué sentido tiene que cada comarca exhiba su propio recurso turístico, y no se realice una promoción conjunta de todos nuestro tesoros? ¿Qué lógica tiene la de establecer fronteras para el visitante, confrontar en lemas, en folletos, en planes? Somos tan pocos que carece de sentido el no caminar en una misma dirección.

         De lo poco que tenía sentido en las Diputaciones, era ese Patronato Provincial de Turismo que hoy ya no existe. Una promoción conjunta, rotunda y directa, tal vez ayudaría a dar a conocer este tesoro, y a estimular la llegada de visitantes.