20151002141641-12017727-1033495736694997-6073946712329477323-o-copia.jpg

 El 27 S no sólo era el día de las elecciones catalanas. Para algunos aficionados a las carreras de montaña, era la primera edición del TRAIL CUEVA FORADA de Oliete. 

 Con la rutina mañanera de siempre, buen desayuno, preparación de la bolsa, vuelta por aquí, por allá, y a las 8.15 mi hermano y Lorena me recogen en casa. Rumbo a Oliete. Llegamos a la salida, recogemos los dorsales y vamos saludando a los amigos que nos damos cita en la prueba. Reparto propaganda del MAESTRAIL y nos vamos a tomar un café. cada vez estoy más tranquilo en estos lances.

 A las 9.25 las fotos de rigor entre los alcorisanos, y todos a la línea de salida. Una lástima que estuviésemos sólo unos 60. Yo ya había quedado con mi amigo Santi Marzo para ir juntos; comienza la carrera y compartimos el primer kilómetro la corta y la larga; le digo a mi hermano que tranquilo, que vaya a lo suyo y que disfrute de la experiencia. A la postre y en su primera experiencia trailera fuera de Zoquetes y Maestrail, acabó 5º. Enhorabuena Daniel, te va a picar el gusanillo...

 Los demás alcorisanos Chusta, Luis Palos y los hermanos Alberto e Iván López siguieron hacia delante. Nosotros a marcha "perkins", porque todos hablaban de una carrera de casi 4 horas! Yo pensando en otras de mayor desnivel que había corrido pensaba en hacerla en 3´30, más o menos. 

 Lo primero fue subir unos cabezos, monte a través, una sucesión de ellos, hasta llegar a un tramo de senda por pinar muy majo. Un poco de descenso y llegamos al cauce del rio seco, en el que pudimos apreciar lo brutal que tuvo que ser la trágica avenida del 2012; primer avituallamiento de agua; bebemos y seguimos corriendo por un tramo de relativa dificultad técnica por aquello de las piedras. Iniciamos después un ascenso por un tramo de pista, y al coronar el cabezo llegamos a otro avituallamiento; como un plátano, bebo y seguimos a la marcheta. Vamos un grupete de 4 y Santi y yo no paramos de cascar en todo el rato. Buen descenso por pinar y antiguos bancales, estiramos otra vez la zancada y llegamos al rio;  nos dicen que hemos de subir al Malvín; desde abajo se ve imponente, enorme. He de decir que yo llevaba bastones, porque corro muy cómodo con ellos, me van bien y me dan seguridad. Empezamos el ascenso al Malvín, monte a través puro y duro; la falda aún va, pero luego la cosa se empina más, y nos damos cuenta que hacían falta algunas cuerdas. Tal vez ese sea el único pero a la prueba. Nos cuesta un rato coronar el dichoso monte, pero vale la pena la vista, porque la altura empequeñecía al embalse de Cueva Forada. Allí arriba estaba el amigo Mariano Bes haciendo fotos. 

  El descenso es muy, muy técnico, y yo me doy un costalazo sin consecuencias; los de delante, tres en concreto se pierden, no ven las marcas; les llamamos, pero sólo uno se percata. Seguimos cuesta abajo hasta llegar a la zona de la presa, donde hay otro avituallamiento. Hacemos grupo de tres con Santi y otro mozo de Montalbán. Subimos de nuevo otra cuesta, y vamos corriendo en torno al pantano.

  Llevamos unos 14 kilómetros y yo la verdad es que me siento genial. Nos acercamos a Oliete, y cogemos un sendero muy majo que bordea el reloj solar, y va dejando el pueblo a un lado. 

  Nueva subida a lo que se intuye como el último obstáculo y ya vamos por el 18. Cresteamos un poco e iniciamos otro descenso técnico de los muchos que había, y que tan bien se indicaban. Llegamos al último avituallamiento y lo que tenemos es todo cuesta abajo. El chico de Montalbán se queda atrás, yo no quiero ni beber, tengo prisa, y le digo a Santi que quiero llegar en menos de 3´25. Santi es un máquina, como regula el tío. Iniciamos el descenso y veo que cumplimos el objetivo, así que entramos en el pueblo, bordeamos de nuevo el rio y nos vamos a meta.

Objetivo cumplido en 3´22. Muy contento, muy bien y sobre todo con inmejorables sensaciones. Ahora por los Zoquetes!

De diez la organización, y sobre todo hay que apoyar a los pueblos pequeños que tanto se lo curran.