Dejo aquí mi artículo de la semana pasada en La Comarca. 

Ya estamos de vuelta y todo sigue igual de mal o peor, adormecidos, callados, indignados, rebotados, amargados.....

¿LEGITIMIDAD?

     A propósito de cuanto acontece desde hace un tiempo, me pregunto por la Legimitad. ¿Dónde reside, quién la respeta, quien se ampara en ella? Qué hay de legítimo en la Troika y sus decisiones, quienes les han elegido, quienes les han legitimado para que nos amarguen la existencia con sus “recomendaciones” (imposiciones). Que legitimidad tienen EE.UU y sus “aliados” para atacar Siria, cuando la ONU no aprueba esa medida, si es precisamente la ONU la que debe legitimar ese tipo de actuaciones. Ya sabemos a lo que nos llevó esa forma de actuar con IRAK y el famoso trio de las Azores.  Si los Hermanos Musulmanes ganan unas elecciones democráticas en Egipto, cómo podemos ir de demócratas nosotros, que no aceptamos ese resultado.

       Qué hay de legítimo en el proceder del Gobierno español, amparado en el real decreto para gobernar, que deslegitima al parlamento y sus representantes, a quienes ningunea e ignora. No responder en el órgano en el que supuestamente reside la soberanía nacional, la soberanía del pueblo, es poco o nada legítimo.Imponer restricciones, bajadas salariales, saltarse programas electorales, por mucho que uno apele al “interés” nacional, tampoco debería ser legal.

       Existen organismos y legislaciones de adorno, aquellas que luego se pasan por el  forro en defensa o en el ejercicio de su democracia, de la de los que mandan, claro está. Qué locura, qué sinsentido. Es legítimo consultar al pueblo sobre un asunto cualquiera, pongamos el cartel de las fiestas, y luego no respetar la decisión porque no nos gusta.Si todos nos oponemos al fracking, por qué nos lo tienen que imponer; si Aguaviva se opone a una presa que arruina su rio, por qué se la han de imponer. Dónde queda la legitimidad, y en que lugar queda la democracia, si el que manda no respeta, si el que manda impone.