Me pregunta alguno de mis fieles lectores, que por qué he dejado de escribir, ya que no lo hago desde hace un mes. No es que no tenga ganas la verdad, es que me puede cierta desilusión. Es ver cada días las noticias, escuchar lo que nos cuentan, y sentir que esto es algo que se nos va de las manos. Es una lástima el que se sucedan los recortes, más bien los hachazos contra el Estado del Bienestar, y callemos todos como una panda de borregos adoctrinados, incapaces de elevar una sóla protesta.Cuando Rajoy habla de un nuevo recorte de 40.000 millones de euros, hablamos de 7 billones de las antiguas pesetas; pero es que nos estamos volviendo locos,  en qué nos vamos a quedar, se cargan el Estado, se quieren cargar las autonomías, los del PAR ahora quieren cargarse los Ayuntamientos.  
¿Alguien va a decir algo ante tanto disparate?

Callamos, como si nosotros fuésemos los culpables de este despropóstito, y uno mira a "izquierda" y derecha, y ve lo mismo, las mismas recetas, las mismas palabras, ante el triunfo apabullante de esos mercados que se vienen forrando a costa de nuestro sufrimiento.

Resulta desolador que no exista ni un sólo líder popular, ni una sóla persona que concite el apoyo de las masas, un referente que abandere un discurso de descontento, de rebeldía, de lucha ante lo que se nos está haciendo. Ese líder no es ni será nunca Rubalcaba, ni lo será Chacón; no es Rajoy, que está en el lado oscuro y que no tiene talla de hombre de Estado, entre otras cosas porque ya lo desmantelo en su día, y hoy le va a dar la puntilla a lo público, ante el aplauso de sus fieles. Hemos perdido a los Estadistas, y ahora lo que prevalecen son los disciplinados militantes rendidos a su presidente, o los serviles tecnócratas rindiendo para sus empresas, desde el control económico y social de los Estados. 

No hay mayor fraude en estos días que una clase sindical acomodada, incapaz de movilizar a esos 5 millones de parados, y a todos esos millones trabajadores que ven día a día una merma en sus derechos.

El 2012 se intuye con un mal año, todo son malos augurios, todo nubes negras. Habrá que ver en que medida somos capaces de enmendar la plana; de momento no callando, de momento hablando, aportando al debate, generando ideas.

En estos días en los que se habla del MINER para Teruel, ningún partido salvo CHA pone sobre la mesa la posibilidad de invertir en alternativas al modelo del Carbón; el futuro está ahí, el pasado es negro, el mañana no puede ser sólo carbón; algo más seremos capaces de inventar para resistir en este páramos despoblado que es Teruel. Debemos de reinventarnos para salir de está, y ahora es el momento. Ahora o nunca, coraje y alma, emprendamos el camino, ha llegado el momento de no reblar, y tirar para delante.