MI última columna de la Comarca. 

La barbarie yihadista de estos días con los dibujantes de Charlie Hebdo nos pone a los occidentales frente al espejo de nuestra hipocresía. Vivimos en un mundo “civilizado” al que amenaza la incivilización, la propia y la ajena. Hemos sembrado el totalitarismo y hemos cultivado la indiferencia. La izquierda “se la coge” con papel de fumar a la hora de abordar un problema global del que ha sido cómplice. Se saludó y aplaudió el fenómeno de las Primaveras Árabes, sin entender lo que vendría después. ¿Y si a un dictador le sucede un clérigo islamista elegido en las urnas? ¿La defensa de los Derechos Humanos, concluye en el momento en el que se inicia la de los Intereses Estratégicos de cada país?

¿Y la derecha ventajista? Que poco decoro. ¿Es normal que la prensa conservadora española reproduzca las portadas de Charlie Hebdo y las ensalce, cuando cargó contra medios satíricos por hacer humor con la religión o la Casa Real? ¿Invocar entonces a la libertad de expresión es lógico? ¿Hablamos de los mismos franceses  a los que tildaron de enemigos de la patria porque hacían esas mismas burlas con la selección o Nadal?

<... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , ,