20141119111422-10387222-10203790463336226-7589918283370712703-n.jpg

EL domingo 19 de octubre, casi siempre en torno a esa fecha, se disputa la Media Maratón de Andorra Sierra de Arcos, que vengo corriendo desde el año 2008, cuando inicié mi pasión fondista. 

Fue una mañana accidentada, tanto que a las 9.30 seguía en casa; Natalia me animó a correr, cogí el coche y me presenté en Andorra con el tiempo justo para dos vueltas de calentamiento, unas fotos con los Alcorisa Fondistas, saludos y momentos previos. Estaba más relajado que nunca, no tenía nervios, ni nada, si acaso el gusanillo de siempre, muchas ganas, pero poco más, bueno sí, que me estaba meando, y no me daba tiempo. 

Desde el mes de septiembre he corrido muy poco, pero me he ido encontrando bien, supongo que la despensa de kilometros de este año me permite tener reservas para estos casos. 

Todos a la salida, y decido colocarme tras el globo de 1.45. Voy con mi amigo Daniel Millera en la salida, los demás marchan adelante; mucha gente este año, con 320 inscritos, tanto que la primera vuelta hay hasta algún empujón, así que me salgo de la cuerda y voy por el exterior de la pista hasta que todo se ponga en su sitio. 

Me adelanto unos metros sobre Daniel, y aunque voy volviendo la vista atrás, ya iré sólo toda la carrera desde el km.2. Este año nuevo recorrido, vamos al polígono y me veo bien. Voy viendo como me pasan, como paso a otros, y descubro el nuevo recorrido, que se presumía como más asequible, algo con lo que no estoy de acuerdo. Tengo a tiro antes de llegar al MWINAS al grupo de 1.45 en el que veo a Fernando "el Caracol" y a algún otro conocido, pero no me atrevo a llegar; estoy a unos 50 metros, pero no fuerzo, sigo a la marcha; nos vamos cruzando con corredores, animo a los conocidos, alguna risa, y empezamos a subir por el poblado, en un tramo más ligero. Me uno a un chaval que iba sufriendo y hacemos el tramo de la carretera Alloza juntos, pasamos por el pueblo, y me dice que le parece muy dura esta carrera. Creo que no se equivoca, es dura. Cuando encaramos el km. 10 me dice que le deje sólo que no puede más; voy de nuevo hacia la pista para concluir la primera vuelta y regresar de nuevo al polígono. No podía más y me paro a mear, algo que no me había pasado nunca. Me dicen en un avituallamiento que en el MWINAS hay comida; yo llevo mi gel y mi botellín, me tomo el gel, y sigo corriendo; me uno a algún corredor y luego lo dejo, mis tiempos van bien, y creo que bajaré de 1.50, mi objetivo. 

Otra vez subimos al poblado, y voy algo mosca, porque no hay comida; allí foto de Mariano, me cruzo con los que ya acaban, adelanto a Ángel un amiguete del Kolectivo Vertikal, y sigo sólo y agradeciendo el apoyo de la gente. 

Kilómetro 17 y veo que subimos de nuevo hacia el otro polígono, como en años anteriores, una costerica de las buenas al final de la Avenida, pero resulta no ser tal, nos meten a la sindical y continúo. Decido apretar, estoy en el km 18 y ya tengo claro que estoy en el 1.48, que puedo mejorar mi tiempo del año pasado; el km 19 lo hago en 4´40¨, dejo la Avenida San Jorge y me veo fuerte, apreto y voy en 4´30¨ en el km. 20, adelantando a unos 8 o 10 corredores en ese tramo; veo a Santi Sedeño que va tocado, le animo y le digo que ya lo tiene, entro en la pista y veo que el 1´47¨está ahí, como siempre cambio en la contrarecta y apriento los dientes, esprinto y cazo a otro corredor en la línea de meta. Me salen esos últimos metros a 3´50¨bien!

Marca personal, cojonudo, que contento, y eso que si no paro a mear la dejo en el 1´46¨. Mi tiempo oficial 1h47´20¨; en mi crono me salen 12 segundos menos, pero no me importa. 

Llegan amigos, llega mi prima Cris, abrazos, bebo, charradas...que gran mañana, que lujo de deporte este, que sensaciones. Me voy a casa, ya he cumplido.