20120702093604-541883-313650905391039-906516974-n.jpg

Mi columna de la semana pasada en La Comarca.

    El 14 de marzo de 2010 el entonces candidato a la presidencia del Gobierno decía en un acto público “La subida del IVA es el sablazo que el mal gobernante le pega a sus compatriotas”. Inició entonces el PP una campaña bajo el título “No más IVA”, con un despliegue populista en toda regla. La de cosas que se dijeron e hicieron. Benditas hemerotecas.     

    Rajoy  también dijo en septiembre de 2011 “Quiero dejarlo muy claro para que nadie se llame a engaño. Nos vamos a oponer a cualquier subida de impuestos. Subir los impuestos hoy significa más paro y más recesión y darle un vuelta de tuerca más a la maltrecha economía de las familias y las empresas”.

    El mismo Rajoy dijo el 4 de noviembre de 2011 en ABC “le meteré la tijera a todo, menos a las pensiones, la Sanidad y la Educación”, y ahí tenemos la tozudez de las cifras para volver a acreditar otra mentira, 10.000 millones de tijeretazo son una notable evidencia, subir 2 puntos el IRPF otra.  También en el debate televisado advirtió “No pienso dar un solo euro de dinero público a la banca”, en fin. Y también dijo “Yo lo que no llevo en mi programa, no lo hago”, esta es gloriosa. Llegó prometer en su debate de investidura”Decir siempre la verdad, aunque duela, sin adornos y sin excusas: llamar al pan, pan, y al vino, vino”, juzguen ustedes mismos, que en Europa ya le han juzgado.

    También sabemos que manifestó su oposición al copago, a la amnistía fiscal, etc. Y ahora Rajoy va a subir el IVA, incluido el de los productos básicos; ha acabado con la asistencia sanitaria universal, impone el medicamentazo, multiplica las tasas, y pisotea la educación pública…y habla (cuando habla) de herencias, sin admitir que su gestión es calamitosa, irresponsable y torticera. Por fortuna de cuanto ha dicho y hecho queda testimonio; lamentablemente ha mentido y no ha dado la cara. Rajoy es rehén de sus palabras, por ellas será juzgado.