De La Comarca del viernes pasado.

  El jueves 17 de mayo, pasará a la historia por ser el día en el que el Congreso de los Diputados, gracias a la mayoría del PP, aprobaba el mayor recorte de la historia contra la educación y la sanidad pública. Algo así es inmoral e indecente, sobre todo tras la nacionalización de BANKIA y la inyección de 10.000 millones de euros, los que se detraen de la educación y del sistema de salud de todos. Indecente es quien lo defiende siguiendo la voz del amo. Y no menten las herencias, que solo hay que mirar a Valencia.

    Inmoral es saber que un Colegio Rural se sostiene con lo que percibe un miembro del Consejo de Administración de BANKIA, y que ese CRA hoy está en peligro; al Banco lo salvamos, a la escuela la condenamos. Inmoral es que tengamos que socorrer con dinero público a la banca privada, y consentirles además sus sueldazos. Indecente es que el BCE le preste dinero público a la banca al 1% y que ellos compren deuda a un interés del 5%; y el colmo es que se les consienta y se les socorra.

    A un ciudadano que se manifiesta ante un banco se le puede detener y  juzgar por desorden, a Rodrigo Rato no. Ningún consejero de la banca pública o privada, ni un solo político pagará por todo esto, nadie (vamos a escote); pero cualquiera podemos ser desahuciado por no poder pagar la hipoteca y cargar toda la vida con esa deuda. Es inaceptable.

   Gracias a la banca la escuela pública está en peligro. En Teruel, donde funciona un modelo educativo de Colegios Rurales Agrupados, la amenaza es total, no son “viables”. Por fortuna la Marea Verde no calla, no para. Este fin de semana las gentes del CRA del Somontano, organizan la IRON-CRA, tres jornadas en defensa de la escuela pública, andando para unir sus 11 pueblos. Todo por defender la educación pública en el medio rural ante tanta indecencia. Allí estaremos, gritando por nuestra escuela