20120119085025-marianico-solocachondeo-1-.jpg

Dejo mi columna de la semana pasada en La Comarca; diré que no ha gustado, je,je,je. 

 

        Hablar de recorte en los Presupuestos empieza a sonar a chiste; digamos claramente que lo que se está es guillotinando sin pudor al Estado del Bienestar, al aparato público. Se pretende adelgazar la administración hasta el extremo, y cargar sobre las espaldas de la clase media los costes de tanto dislate. Los ricos y sus SICAVS seguirán disfrutando de sus privilegios y buscando subterfugios para pagar lo menos posible, mientras al resto de los mortales nos suben el IRPF.

            Ese Plan de ajuste que nunca se iba a acometer según Rajoy y los suyos, tendrá en marzo una segunda y más dura revisión: será otro hachazo de 40.000 millones de euros (7 billones de pesetas), según anunció D. Mariano. Lo perverso es que se diga que lo harán tras las elecciones andaluzas, para de ese modo poder ganarlas, y lo más perverso es que traguemos con ello.

            Ya veremos que parte de ese hachazo le toca a Teruel; de momento se cepillan el MINER, y ya veremos lo que pasa con el resto de Fondos. Por lo dicho en ciertos foros, parece ser que debemos sobrar media provincia, porque ya se cuestiona la existencia de los Ayuntamientos de menos de 500 habitantes, a los que se pretende quitar las secretarias; tal vez lo molesto no sea el ayuntamiento, seamos las gentes a las que se tiene que atender. Así el infeliz de turno tendrá que ir a la capital comarcal a hacer los papeles de empadronamiento, o a hacer sus reclamaciones.  Que un Ayuntamiento como el de La Zoma con una veintena de habitantes, tenga al secretario un par de tardes al mes, debe ser un gasto inasumible en estos tiempos; mucho menos asumibles serán esos Consejos Comarcales y sus mastodónticas sedes, en los que sobran la mitad de los consejeros; o esas Diputaciones Provinciales obsoletas, en las que sobran la mitad de los diputados; y por supuesto en ambos casos la casi totalidad de sus obscenos sueldos.