20111004174719-3-la-serratilla-33.jpg

El domingo un puñado de amigos, llevamos a cabo una ilusión compartida desde hace muchos meses. Por fin vimos realizado el sueño de organizar una prueba de fondo en Alcorisa, y así celebramos el I TRAIL LOS ZOQUETES. Llevábamos meses preparandolo todo, y no queríamos que nada quedase al azar.

Hicimos un gran esfuerzo involucrando a amigos, familiares, conocidos..."persuadimos" a más de uno para que corriese la prueba. Y me alegro por esos amigos y conocidos que se decidieron a dar el paso, y luego lo disfrutaron muchísimo, como mi prima Cristina (una de las dos únicas alcorisanas), como Esther, Raúl, Luis Antonio, Alberto... 

Con más de 100 inscritos y una prueba corta de iniciación (8,3 km.) y otra larga (18 km) nos dispusimos a celebrar la carrera. El domingo amaneció soleado, y temprano, antes de las 8 ya estábamos ultimando detalles, revisando las señales, montando la meta, los avituallamientos, organizando a los voluntarios, trofeos, megafonía, tienda, puesto de control....

Los atletas fueron llegando y se respiraba un ambiente de día grande. A las 10.00 a.m todos bajo la línea de salida, con ilusión, nervios, y muchas ganas de darlo todo.....y empezó el TRAIL. En los primeros instantes son muchos los que te pasan, mientras coges ritmo y yo me coloqué a la cola, en mi lugar natural. Al fin y al cabo soy un diesel, con fondo, pero sin demasiada fuerza. Hasta el kilómetro 5 fui con un grupete, y en las cuestas que había hasta el 7 preferí subir a mi marcha y esperar a mi amigo Miguel Ángel Royo. Juntos compartimos carrera hasta el kilómetro 13, que es dónde empecé a ir algo más justo. Entonces me quedé sólo y decidí dosificar y darme tiempo, no me veía mal del todo. En el kilómetro 15 me dí cuenta de que llegaba sin problemas, y seguí dosificando, pero al llegar al 17 un muro se levantó ante mí. El último kilómetro se me hizo eterno, iba sólo, no había nadie, y sólo pensaba en llegar a meta, en ver a Lorién, a Natalia...pensaba en esos ánimos finales y en que cuándo llegase a meta me dejaría caer. Pero no tuve esa ocasión, porque cuentan los muchos que estaban allí presentes que me desvanecí. Y la cosa fue algo más seria de la cuenta, porque hubo evacuación en ambulancia, goteros, noche en el hospital...en fin un circo. Suerte que estábais allí, que me socorristéis, que me cuidásteis en esos momentos tan complicados. 

Ahora sé que me deshidraté por completo, que debía de haber corrido los últimos kilómetros con algo más de cabeza, que debía haber bebido más, dormido más...que debía haberlo tomado más en serio. De todo se aprende.

Me quedo con el éxito deportivo de la prueba, y con el cariño que me ha demostrado tanta gente, que me ha llamado y se ha preocupado por mí. Y desde aquí dar las gracias y la enhorabuena a esos ALCORISA FONDISTAS que lo han dado todo por este I TRAIL, y que son la clave del éxito. A Raúl Aguilar, Carmelo Peralta Jesús A. Navarro, Fernando Peralta, Oscar y Raúl Carreras que son unos máquinas. Al amigo Abilio Andrés, que sin poder correr lo dio todo en la organización, igual que el siempre eficiente Alejandro Belenguer; a mis compañeros de fatigas y entrenos Enrique Espallargas, Daniel Millera, Armando Pérez, Miguel Ángel Royo y mi querido primo Ignacio Hernández, sin cuyo apoyo y compañía no podría hacer nada. Y a todos los que de un modo u otro colaboraron en este sueño hecho realidad, que pude convertir en pesadilla (prometo no volver a hacerlo). Gracias y seguimos encontrándonos por esos caminos.